martes, 16 de septiembre de 2008

IMPORTANCIA DE UNA BISUTERIA


Cuenta la historia que el origen de la joyería es casi paralelo al de la especie humana, y que aparece con fi nes mágicos y de protección. Un bien preciado que, con el tiempo, conquistó las artes del adorno gracias a una fuerza más poderosa, la de la seducción. La bisutería nace en los años veinte del siglo pasado de la mano de Gabrielle Chanel y como hermana pequeña de la joyería. Adaptable a los caprichos de la moda y al día a día, su condición mutable le permitió abrirse a nuevas formas, colores y materiales como la resina, el cristal, la madera, el cuero, el acero o las piedras semipreciosas. Materias que han dado a la joyería de fantasía una entidad propia, con piezas que van desde los 120 hasta los 5.000 euros. Esta temporada, se cuela en nuestros armarios con temas básicos como la naturaleza, las formas geométricas con espíritu futurista y el aire oscuro de fi nales del siglo XIX a ritmo de rock.
Elegancia y estilo «Es el accesorio el que hace o deshace a la mujer» decía Gabrielle Chanel. Desde la presentación de la primera colección, en 1924, la bisutería es un imprescindible del total look de Chanel y un clásico con mayúsculas del mundo de la moda. Cadenas, perlas de cristal, piedras de colores de vidrio, camelias o la doble C son básicos del abecedario de la fi rma, que esta temporada se renuevan. Un universo que la casa francesa desarrolla desde muy temprano con la colaboración de los mejores artesanos, como Gossens. Según Karl Lagerfeld, «Chanel es un espíritu, y este espíritu se expresa mediante toda una variedad de complementos y prendas.»
Frágil naturaleza La primavera se presenta, según Giorgio Armani, llena de elementos propios del mundo de la naturaleza. Libélulas, mariposas y otros insectos pueblan solapas de chaquetas y blusas en el más puro estilo de los años treinta, no sin cierto aire surrealista.
Retro futurismo Geometría, materiales hitech como el cristal acrílico, y metales, son los componentes básicos de la nueva colección de bisutería de Lanvin. Elementos que le confi eren un aire tan futurista como sofi sticado. Una seductora combinación con la que Elbaz ha conquistado a las mujeres de medio mundo, y una visión que no sacrifi ca la belleza por la novedad. Los diseños de Lanvin destilan art déco, pero con la sensibilidad del siglo XXI.
Aire aristocrático Con un guiño a los cuentos góticos del siglo XVIII y a la parafernalia rococó, Jean Paul Gaultier retoma la estética palaciega altamente ornamental de María Antonieta; puesta en escena, eso sí, bajo el prisma irónico del diseñador. Una línea para noches de excesos.
La nueva geometría Metal, plástico y cubierta de esmalte. La colección de Pucci no se explica sin la absoluta colaboración de la bisutería. Construida a modo de los móviles de Alexander Calder, estos diseños, de gran formato, adquieren la dimensión de piezas de arte. El diseñador las propone monocromáticas sobre vestidos; y en una versión polícroma, siempre engamada en azules, verdes y rosados. Sin duda, verdaderos objetos de deseo.
Vestidos joya El espíritu de los años setenta planea sobre la inspirada colección de Chloé. El estilo de la gran dama de la alta sociedad norteamericana, Gloria Vanderbilt, y el saber hacer en la combinación de materiales son las claves de su éxito. Una propuesta acertada que se plasma tanto en la gama cromática, rica en marrones, tierra y púrpuras, como en la complejidad de los materiales que maneja: plumas, carey, cortes de ámbar y aros de metal. Piezas que aparecen solas o integradas en las prendas. Te enamorarás de sus nuevos vestidos joya.
Directo al corazón Llaves, cadenas, anclas y corazones son algunos de los temas que propone el tándem italiano Dolce & Gabbana para su línea más joven, D&G, como motivos para su extensa colección de bisutería. Collares, pulseras y pendientes realizados en acero, plata y, para algunas colecciones como Mountain, también detalles en cuero.
Los viajes de Saint Laurent Colgarte una pieza de la colección Rive Gauche de YSL en el cuello es poner en contacto con la piel el universo del diseñador, aquel que inspiró la creación de piezas míticas como la sahariana. Un espíritu que Stefano Pilatti ha puesto al día con materiales naturales como el nácar o el ónice, líneas depuradas, y un concepto de lujo discreto y sereno.
Brillante cristal Imprescindible sobre la pasarela, el brillo de los cristales de Swarovski es un sinónimo de lujo que cada vez se hace notar más en las propuestas de los diferentes creadores. Para diseñar su propia colección, la línea de alta costura de la firma, Daniel Swarovski toma el tiempo y la arena como punto de partida. Una colección con accesorios-joya como el bolso Camaieu, realizado en patch de pitón, cocodrilo y cristal.
Sueños modernos La historia de la bisutería de la casa Dior se remonta a los años cincuenta, cuando el creador diseñó un broche en forma de fl or en homenaje a su madre. Hoy, aquella visión esteticista y fantasiosa sigue marcando el espíritu de las colecciones de la fi rma, con piezas que refl ejan el lado más historicista de su actual diseñador, John Galliano, gran admirador del estilo ornamental de María Antonieta.
Tejidos preciosos La naturaleza es también el punto de partida de las piezas que Marc Jacobs ha creado para Louis Vuitton. Una línea realizada en hilos de metal, piedras, cristales Swarovski y tejido. Un material que aparece trenzado a mano en brazaletes, con el estampado Monogram y las iniciales LV.